José Manuel Mireles

Dr. José Manuel Mireles Valverde

Encuentro Nacional de Autodefensas Ciudadanas.

 

Desde diferentes frentes, las autodefensas de México son un grito nacido del dolor pero llevado a la esperanza de poder construir el futuro con nuestras propias manos, de sembrar la semilla que como pueblo necesitamos y de cosechar los frutos que realmente merecemos.

No queremos que nos den la razón. Lo que queremos es más bien tocar sus corazones y que calcen nuestras sandalias para que nos sientan hermanos y así comprendan el dolor de perder un hijo, un padre, una hermana, un amigo.

Ser autodefensa en el México de hoy es un acto de congruencia consigo mismo, con la familia y con la sociedad, porque está claro que las instituciones creadas para ello han abdicado en su cometido.

Ser autodefensa implica establecer una lucha más allá de las leyes, más allá de normas y reglamentos impuestos, para trascender hacia la verdadera justicia.

Algunos de nosotros optamos por las armas porque la sangre derramada, las vejaciones y la ausencia de un Estado de derecho nos hizo comprender que a veces es necesario reposar el azadón y el libro para iniciar una lucha en otros frentes.

Fue la impunidad, la ineptitud y la corrupción las que nos orillaron a ello. Harto hemos pagado por esta decisión. Pero por cada muerto que enterramos, nacen mil motivos para seguir adelante.

Como prueba de ello ahí están las acciones de las autodefensas por la dignidad y el respeto a nuestro hermanos migrantes, a nuestro hermanos militares, a quienes son víctimas de la trata de personas, del secuestro, del pago de piso y de la violencia, a quienes ven vulnerados sus derechos políticos desde el amparo de gobiernos corruptos y deslegitimados.

Que se sepa: en nuestra lucha las autodefensas retomamos puntos centrales referidos a los derechos humanos dado que estamos convencidos que todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona; porque abjuramos de cualquier trato que implique tortura, penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes; porque creemos que todos tenemos igual derecho a la protección de la ley; porque pugnamos porque nadie sea privado arbitrariamente de su propiedad; porque luchamos para que nadie pueda ser injustamente detenido, preso ni desterrado; porque apoyamos la máxima de que toda persona tiene derecho a salir y regresar de cualquier país, incluso del propio; y porque reconocemos además que toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país.

En esto consiste nuestra lucha. Más allá de las predicciones que vaticinan nuestra desaparición, es la naturaleza justa de nuestras demandas y exigencias la que nos motiva a continuar con nuestro intento. Nosotros luchamos por nuestras familias, pero también por la tuya y por la de aquel hermano que no conocemos, pero con quien compartimos el sueño de un México con paz digna.

Las Autodefensas nacen cuando se termina el miedo.

Cito aquí a Nelson Mandela: “Cuando vencemos nuestros miedos, descubrimos nuestra grandeza.”

Les quiero contar cómo se nos quitó el miedo:

Los Templarios estaban acostumbrados a hacernos temblar, veíamos con terror sus crímenes y nos faltaba valor para defendernos, denunciábamos, y nadie nos escuchaba.

Hasta que un día, un niño de Tepalcatepec, de 14 años, bueno, en mi tierra no es un niño, es un hombre. Harto de que nos humillaran a los viejos, ante los insultos de los templarios y las burlas, con su dignidad en alto, tomó un rifle y disparó un tiro.

En ese momento los Templarios corrieron, y nosotros asombrados descubrimos nuestra grandeza, nos dimos cuenta que quienes nos que humillaban estaban acostumbrados a matar a hombres amarrados, pero que ante el valor corrían. Allí perdimos el miedo.

Los reunidos aquí somos personas que ya perdimos el miedo, que decimos a las cosas por su nombre, YO SOY AUTODEFENSA.

Esta reunión, este Encuentro Nacional de Autodefensas, nos hace ver que los valientes estamos en todas partes del territorio mexicano, son ustedes, soy yo, somos nosotros.

TODOS SOMOS AUTODEFENSAS

Cuando nos levantamos no sabíamos en qué pararía este movimiento, hoy ustedes nos dan la razón, nos inflaman el corazón de alegría.

También hoy nos da la razón una parte del gobierno. Ya está preso Jesús Reyna, quien fuera uno de nuestros principales perseguidores, ya han sido abatidos a están siendo procesados varios de los principales líderes de los templarios.

Reconocemos este enorme logro y queremos señalar que se tuvo éxito en esta parte del problema porque trabajamos juntos Autodefensas y Gobierno. Porque lo hicimos juntos, como debe ser.

Sin embrago, vengo aquí a hablar, con el corazón en la mano, de buena fé, ante ustedes sociedad civil, ante ustedes pueblo.

Vengo acompañando a nuestro Fundador y Amigo Hipólito Mora, vengo con la voz de muchos michoacanos a explicar que el problema de seguridad pública e impartición de justicia está muy lejos aún de resolverse.

Vengo con la mano extendida, porque así como logramos grandes cosas coordinándonos con el gobierno, también señalo que no se puede lograr más avance y reconstrucción, si nos separamos en este punto, a menos que contemos con la solidaridad del pueblo de México, NO PARA LEVANTARSE TODOS EN ARMAS. NO PODEMOS DESEARLES ESTE CALVARIO A TODOS NUESTROS COMPATRIOTAS.

Que no haya duda, NO ES NUESTRO OBJETIVO LLAMAR A LA INSURRECIÓN ARMADA NACIONAL. No!

Llamamos a la insurrección de consciencias, llamamos a la solidaridad y a la responsabilidad. Queremos que en los Estados de la República que aún no se vean en la necesidad que nosotros nos vimos de tomar las armas, puedan darse soluciones pacíficas que reconstruyan el tejido social, a tiempo, ahorita!

Sabemos lo que sufren en Tamaulipas, en Tabasco, en Guerrero, en Sonora, en el Estado de México, sabemos del dolor de los morelenses, de los veracruzanos! Sabemos que México está ensangrentado y adolorido.

Por eso, es ahora cuando más unidos debemos estar, es ahora cuándo más se nos debe escuchar.

Mexicanos:

Los Michoacanos venimos a aclarar qué es lo que pedimos:

1. Seguridad Pública.

2. Acceso a la Impartición de Justicia.

Creen que es mucho pedir? Creen ustedes que lo merecemos como mexicanos? Es nuestro derecho?

No, no es mucho pedir, nos lo merecemos y tenemos derecho.

Ya lo he dicho en otras ocasiones:

Este tipo de situaciones apremiantes y extremas para una población, se han presentado muchas veces a lo largo de la historia del mundo. Pero no cabe duda, que el documento que sirve de referente a los pueblos modernos y democráticos, incluso a las organizaciones internacionales, es la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano producto de la Revolución Francesa. Esta es una fuente histórica de nuestro derecho mexicano.

En esta declaración se señala en el Artículo 2.-“La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión”. Lo mismo está prescrito en el proemio de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La opresión la vivíamos nosotros de dos partes: una por acción de parte de los Templarios y otra por omisión de parte del Gobierno. Ante esta opresión nos rebelamos.

Qué sigue?

Ante la exigencia del desarme, contestamos: Desarmaremos primero a los criminales y nosotros después, quisiéramos ser parte de la Guardia Nacional con apego a la Constitución. Queremos legalizarnos, porque nuestro movimiento es constitucional, por eso proponemos la creación de la Ley de la Guardia Nacional, una fuerza civil, democrática, federal y republicana;

Así como existe en todos los países democráticos, así como existe en los países en los que no te pueden matar impunemente, ni el gobierno, ni el crimen, así nosotros queremos la Ley de la Guardia Nacional.

Esta la aportación que queremos dejar en esta mesa.

Además llamamos a la consciencia de todos, que nos demos cuenta que somos todos los dueños de México. Que es nuestro deber rescatarlo!

Esta es nuestra capital, La Ciudad de México, la Gran Tenochtitlán. Aquí estamos en el centro de México, desde aquí queremos alzar la voz y que nos oigan en cada rincón de México. Que nos oigan en todo el mundo.

Los Autodefensas de Michoacán estamos dispuestos a defender a México, estamos dispuestos a nunca dejar las armas de la verdad y la dignidad.

Tenemos muy claro el artículo 39 de la Constitución Mexicana:

LA SOBERANIA NACIONAL RESIDE ESENCIAL Y ORIGINARIAMENTE EN EL PUEBLO. TODO PODER PUBLICO DIMANA DEL PUEBLO Y SE INSTITUYE PARA BENEFICIO DE ESTE. EL PUEBLO TIENE EN TODO TIEMPO EL INALIENABLE DERECHO DE ALTERAR O MODIFICAR LA FORMA DE SU GOBIERNO.

 

Anuncios